Acné: El gran mito del acné

Muchos son los mitos que rodean el acné de la piel como puede ser comer chocolate.

chocolate blanco negro

Hasta hace poco se consideraba que en el empeoramiento del acné juega un papel importante la alimentación, en concreto ciertos alimentos como: el chocolate, las patatas fritas, entre otros. Sin embargo cada vez más son los hallazgos científicos que demuestran que esto no es cierto.

No obstante estos alimentos son ricos en grasas, lo que favorece el aumento de las secreciones sebáceas, y por tanto podrían empeorar el acné si éste está ya desarrollado. En consecuencia, aquellas personas que ya sufren de acné se les recomiendan ciertas normas de higiene dietética, que, aunque no se considera un tratamiento como tal contra el acné, ayuda a no empeorar su evolución.

El consenso entre los profesionales de la salud es que quienes padecen acné deberían observar y hacer pruebas con su dieta y evitar consumir aquellos alimentos que noten que puedan empeorar la gravedad de su acné.

Un estudio reciente basado en el seguimiento de 47.335 mujeres,encontró una asociación positiva entre el consumo de leche descremada y el acné. Los investigadores especulan que la asociación puede estar causada por hormonas (como la IGF-I bovina) presentes en la leche de vaca;

leche descremada

pero esto no se ha demostrado definitivamente. Por otra parte, el marisco puede contener niveles relativamente altos de yodo, pero probablemente no lo suficiente para causar un brote de acné. Las personas propensas al acné pueden evitar el consumo de alimentos de alto contenido en yodo. También se ha sugerido que hay relación entre una dieta alta en azúcares refinados y el acné. Higiene personal deficiente. También se pensaba que la suciedad en la piel producía el acné pero como todo lo anterior no es cierto; este malentendido probablemente procede del hecho de que el acné está asociado con las infecciones de la piel.

El continuo lavado de la piel no solamente no reduce sino que en ocasiones puede llegar a empeorar un acné preexistente, debido a la posibilidad de que el jabón contenga sustancias comedogénicas. Cualquier cosa por encima de un lavado suave, dos o un máximo de tres veces al día, puede empeorar las lesiones existentes e incluso provocar nuevas lesiones dañando o resecando la piel.

Share this post