Psoriasis: ¿Tiene tratamiento la psoriasis?

Los tratamientos de la psoriasis dependen cada persona y dependiendo de la gravedad de la enfermedad.

Los tratamientos pueden ser los siguientes:

1. Sustancias de uso tópico: cremas, lociones, limpiadores y pomadas aplicados en las zonas afectadas suele ser el tratamiento de inicio de la mayoría de los psoriásicos.

2. Fototerapia: Normalmente el sol es beneficioso para los psoriásicos. Algunos pacientes pueden necesitar rayos de luz ultravioleta artificial (rayos UVB). Se toma el medicamento por vía oral o inyectado para potenciar los efectos de los UVA.

3. Fármacos sistémicos: aunque normalmente es de tipo oral, puede ser que se necesite inyectables:

  • Esteroides: Sobretodo es recomendable para la gente con psoriasis leve y moderada. Son medicamentos que imitan la acción de ciertas hormonas
  • Alquitranes: preparaciones que se han utilizado durante mucho tiempo para tratar la psoriasis. Una de sus principales desventajas es el olor desagradable que desprenden.
  • Cacipotriol: También es para la psoriasis leve y moderada y consiste en una forma sintética de la vitamina D. No actúa de forma rápida, pero a largo plazo es eficaz para controlar la psoriasis. Hay que intentar no poner  en la cara porque puede provocar irritación.
  • Retinoides: derivados de la vitamina A. Suelen emplearse combinados con esteroides.
  • Antralina: es eficaz en la psoriasis leve o moderada y no plantea efectos secundarios a largo plazo, pero puede ser irritante para la piel.
  • Acido salicílico: tratamiento complementario. Se emplea para eliminar las escamas de las placas de psoriasis y dejar preparada la piel para la aplicación de medicamentos de uso tópico. Medicación sistémica:
  • Metotrexato: limpia de forma espectacular la psoriasis. Entre sus efectos secundarios se encuentran las náuseas, fátiga, pérdida del apetito y llagas en la boca.
  • Retinoides orales: (iostretinoina) son eficaces para algunos casos de psoriasis, pero trabajan mejor en combinación con otros medicamentos. Son seguros en el tratamiento a largo plazo.
  • Ciclosporina: controla el sistema inmunológico. Se emplea sólo si el resto de opciones han fallado. Es eficaz y de rápidos efectos, pero puede causar hipertensión y dañar la función renal. No puede mantenerse esta medicación durante más de un año.

Share this post